jueves, 18 de enero de 2018

Castillo de naipes

Escrito en sánscrito, oculto en ámbar, atrapado en roca. Ha realizado los mayores esfuerzos en tratar de descubrir a un hombre capaz de amar, a un ser lleno de emociones que navegan una tras otra en el océano absurdo de la sinceridad. Un individuo que no es y que por mas intentos que haga, no logrará ser nunca.

Divaga entre la duda de ser o no ser, de entregar o desestimar, de disfrutar o comprometerse. El hombre que no quiere amar no busca la felicidad, busca su sosiego, busca la estupidez de lo absurdo, encuentra un espejo, inerme, absorto, vacío, culpable de lo que le pasa.

Cuando encuentra una imagen del suceso en su cabeza, volará a posarse en otra rama, huirá casi con desprecio aparente pero desgarrado por dentro, destruido por la debilidad que ha construido en su ser. Ahora no hay mas camino que el abismo, ninguna vereda, solo una vía que lleva a su muerte, ¿pero saben una cosa? - el hombre que no ama va silbando la tonada alegre de una canción irrepetible cuya melodía solo suena en su cabeza pero que es la mejor canción para la muerte que lo espera al final del camino.

Asimila su destino con estoicismo y rara vez sonríe, solo observa como se va diluyendo entre risas de su alma que le había advertido precisamente de estas consecuencias. Definitivamente su carácter esta torcido por los nobles sentimientos que acarició casi con miedo pero que se incrustaron como espinas despreciando su dolor. ¿alguna vez algo de todo aquello fue verdad? se pregunta mientras silba la tonada alegremente. Sabe la respuesta pero le da miedo pensarla, le cunde el pánico cuando los recuerdos sustituyen los conceptos de su mente, reniega del tiempo desperdiciado caminando en una sola vía a pesar de su alegre silbido.

¡La canción! al fin recuerda, es una extensión de su vida, precaria y obtusa, carente de cimientos, un castillo de naipes, de inacabables pisos que se van formando año tras año, mes por mes, día tras día. una maraña de situaciones construidas sobre una delgada plataforma que se hace mas delgada conforme al peso que le agregan y sobre todo, una distancia que a pesar de la inmensidad, se hace mas lejana con las palabras perdidas entre los árboles que no dejan ver sus ojos claros.

Lo absurdo es que a pesar de estar de camino al calvario, los naipes no se caen, resisten, oblongos, blandengues, mientras el silba su tonada, su réquiem trastocado en una melodía inacabable y disparatada.





miércoles, 10 de enero de 2018

Grenade...

Debí haber sabido desde el primer beso que me darías problemas, tenias los ojos abiertos
¿Por qué estaban abiertos?
Te di todo lo que tenía
Y lo tiraste todo a la basura
Tu lo arrojaste todo a la basura, lo hiciste
Dame todo tu amor es todo lo único que te he pedido, porque lo que tú no entiendes es que...
Agarraría una granada por ti.
Me cortaría una mano por ti.
Saltaría delante de un tren por ti.
Sabes que haría cualquier cosa para ti.
Atravesaría todo ese dolor, dispararía una bala a través de mi cerebro,

Sí, yo moriría por ti, pero tú no harías lo mismo.



lunes, 8 de enero de 2018

Para ti...

Ocupas todos mis pensamientos. En la mañana, al despertar, tu sonrisa me recibe y descubro lo mucho que significas para mi. A media mañana, el viento suave me recuerda el olor de tu cabello. Al mediodía la claridad trae tus grandes ojos pícaros a mi mente como un pajarillo enamorado.

Por las tardes leo un verso que cuenta nuestra historia y en las noches tus palabras en textos cortos son lo mejor de mi día. Hasta que duermo. Y por si fuera poco, sueño contigo y conmigo, abrazados, tomados de la mano, paseando entre nubes o mirándonos fijamente para decirnos que nos amamos.

Todo parece un sueño irrepetible cada día, sorprendentemente genuino, por ahora oculto, hasta que tu lo quieras pues así fue el pacto, mas me conformo con cada seña, cada rastro que me dejas, cada imagen que se queda grabada en mi mente y que yo transformo en palabras escritas en textos de amor.

Te extraño cada día, pues a pesar de ocupar todos mis pensamientos, nada se compara a la sensación de tomarte de la mano, besarte y recorrer tu cuerpo. Es por eso que vivo, es por eso que continuo a tientas, sin saber que va a pasar pero queriendo que pase todo y que al final estés a mi lado.

Una vez alguien me dijo -el amor llega cuando menos lo esperas- yo no te esperé, tu no me esperabas, y pasó, pasó que me enamoré, pasó que al coger tu mano todo es diferente, pasó que al besarte no existe nada mas, pasó que cuando te miro desaparece cualquier problema en mi mundo. Dayane, te quiero, lo sabes, te extraño y tambien lo sabes, lo único que ignoras es cuanto. Besos amor y recuerda que cuando leas esto, soltaras una sonrisa. Y esa sonrisa es mía. por eso escribo, por eso vivo.


viernes, 8 de diciembre de 2017

El secreto en tu mente tiene que respirar...

Una canción entonces, me trajo tu recuerdo envuelto en difusas imágenes tuyas entre mis brazos, esas estrofas desagarradoras me llevaron al pasado enrarecido por los ojos mas grandes que he mirado, de los cuales no recuerdo el color. Será pues, que cuando nos despedimos la ultima vez, no terminé de decirte adiós y eso me pasa siempre, cada vez que pronuncio tu nombre en mi mente, cada vez que escucho tu voz en otra persona o cada vez que alguien dice una de tus frases, lógicamente sin la dulzura de tu voz entrecortada.

Fue entonces que quedé atrapado nuevamente en nuestros recuerdos que volvieron como una vorágine, y confieso, sentí. Sentí. Volví a sentir aquello que solamente tu fuiste capaz de conseguir en mi y no sé porque no llego a olvidar completamente, Será acaso que teníamos mas en común que cualquier otra pareja en el mundo. O tal vez que nos encontramos cuando mas nos necesitábamos. No lo sé realmente, pero te digo algo, lo supe alguna vez. En algún momento tuve la certeza de que íbamos a quedarnos juntos para siempre, mirándonos a los ojos y diciéndonos te amo para terminar las noches infinitas conversando, tú de tu vida y yo de la mía.

¿Recuerdas cuando nos abrazábamos? jajaja, siempre mirábamos a ambos lados de la calle para que nadie nos viera, me mirabas y yo veía en tus ojos ese abrázame de una vez idiota. Un minuto después, nada importaba, solo mi mano en tu cintura y tu mano en la mía, tu otra mano sujetando mi otra mano y caminar sin sentido, los mas enamorados del planeta tierra.

Tomarnos de la mano era un placer, me daba nervios, te advertí, pero para ti era  una obligación que me encantaba, eramos dos niños, jugando a amarnos, disfrutando el tiempo, siendo absolutamente felices con nada y con todo a la vez. ¿Sabes una cosa? Es absurdo, ingenuo, infantil y hasta ridículo, pero nadie coge mi mano como tú lo hacías, tus pequeños dedos encontraban un empalme perfecto, una sensación de tranquilidad absoluta a pesar de las circunstancias.

La canción sonó una vez, y otra vez, y siempre sonará, serán dueños de tí, de tu ropa y tu voz no de tu corazón. Llegarás hasta el fin y vas a redescubrir que ese no soy yo, si quizás la emoción te distrajo muy bien sabes que en tu pasión y momentos de fe, pensarás en mí.

Nunca pienses que estoy con ausencia de amor me conoces bien. Con amor o sin él, te recuerdo muy bien siempre te amaré. Cuando escapo y lo real se convierte en ficción, cuando salgo de mí, cuando llego hasta el fin siempre pienso en ti.

Anacrónicamente, Te amo.


domingo, 3 de diciembre de 2017

Desvarío Nº 6317

Hey Dayane, ¿cómo ha pasado el tiempo? ¿no? Y tu sonrisa sigue enloqueciendome como la primera vez, como ese día de mar, pilsen y nuestro primer beso. ¿Sabes una cosa? Quiero ser para ti el amor, la sonrisa dibujada en tus labios que nace de tu mente y se incrusta en mi corazón. Eres el brillo que  extrañamente resplandece en mis ojos, opacando el pasado y encontrando su posición como absoluta dueña de mis sentimientos puros y oscuros.

Cada vez que tomas mi mano mi alma se enciende, mi corazón se acelera y quisiera que el momento no acabe nunca, que dure toda la noche, que tus dedos blancos y pequeños me tomen para siempre. Es curioso princesa, tengo cierta experiencia pero contigo me transporto en el tiempo y es como si fuese siempre la primera vez. 

Me encanta cuando descanso en tu pecho, cuando nuestros cuerpos se acercan y el amor fluye, tu me haces perder esa calma que mi alma con tanto golpe encontró, pero la verdad te digo, que no puedo ser mas feliz contigo, sobre tu cuerpo, en silencio, mirándote a los ojos me sonrojo aunque no te des cuenta pues tus ojos están cerrados o mirando al infinito.

Cada día que te veo entiendo un poco mas este acertijo que la vida me ha puesto, nosotros nos encontramos por algo, entraste a mi vida con un proposito: rehacer mi corazón. Y lo lograste. Ahora siento, confio, vivo, pienso y me enamoro. Yo entré a tu vida para que sonrías, para que entiendas que siempre vas a tener mas oportunidades de encontrar el amor en donde nunca lo buscaste. 

Otra cosita mi amor. Todos los días, pero entiende bien, todos los días recuerdo tu bella sonrisa frente al mar que he visto varias veces y que hicieron que me enamore como Borges de Kodama, como Neruda de Matilde, y con esa imagen sonríe mi corazón, ese mismo que tu has despertado y encaminado. Te quiero.

Princesa no soy hombre de promesas, pero si algo tuviese que prometerte sería que siempre daré todo de mi, para que esto que tenemos funcione y nunca termine, quiero verte sonreír siempre y tocar tu corazón de chocolate con mis tonterías de papel. 


lunes, 27 de noviembre de 2017

Noviembre de 2010


Desde una insondable cantidad de tiempo, un jovenzuelo escribe una de sus últimas cartas al amor perdido, que siempre vuelve en una canción, en medio de un aroma, al leer un texto absurdo o al sentir aquel intenso y extraño vacío que solo ella llenaba.

Hola amiga, no se por que te escribo pero te escribo, ha pasado tanto tiempo, tanto que ya no tengo claro por que te escribo, espero que estés bien, espero que el 2010 sea un buen año para ti y para tu familia. Te confieso algo, tal vez esté mal que suceda esto pero a veces tu recuerdo es tan difuso y a veces tan claro. No me entiendo muy bien y no te pido que me entiendas, solo lee. Han cambiado tantas cosas, tenemos hijas, tenemos parejas, tenemos tanta realidad que a veces es difícil soñar o a veces es muy fácil. No se como tomes este mensaje, es mas, tómalo como quieras. Deseo que seas feliz del modo que quieras serlo ¿? Si te sorprendió este mensaje estaré satisfecho, si lo esperabas también. Un abrazo.
PD1: Ya se por que te escribo, estuve sentado un momento por la tarde en Chosica, con un cigarro en la mano y escuché una canción que me recordó a ti. Se que piensas en mi del pelón de Gianmarco.
PD2: No se si me arrepienta luego, muchas veces estuve a punto de escribirte, aunque no se con que motivo, solo te pido un favor. Haz como si este mensaje fuera enviado por los personajes de misión imposible y elimínalo luego de leerlo y aunque no tenga nada de malo me sentiría mejor si lo haces. Gracias.


jueves, 23 de noviembre de 2017

El Efecto Mariposa

Tras los pasos perdidos y oscuros de mi interior, oculto a  simple y a compleja vista, nadie ve lo que realmente soy. Inútilmente he buscado complicidad intelectual, en vano mostré una cara del prisma escondido de lo que soy pues notoriamente estamos en diferente sintonía que por mas que anotamos la frecuencia, los paraderos de la vida bifurcan los sentidos.

A donde voy dejo el rastro de lo que soy, una señal confusa de palabras inconexas que atraviesan el tiempo y que sin duda solo yo entenderé en el caso de volver por ese camino nefasto, es difícil aceptarlo pero siempre vuelvo a la misma soledad, al vacío interior que siempre me ha acompañado, al exánime pensamiento de caer sin tocar fondo.

Todo acaba. Ludicamente se alejan los pajarillos que volaban sobre tu cabeza y que yo había liberado para que te hagan sonreír. Esa sonrisa que dispuso y reordenó mi maquiavélica rutina del pretensioso antisentimental y frío.

Todo empieza nuevamente y mis pasos se recogen pues el recorrido me lo sé de memoria. Medito, acaso sosegado porque ya se lo que debo hacer, acaso intranquilo por darme cuenta de que el destino ya lo conocí en la baraja de una anciana que leyó mi suerte sin permiso.


domingo, 1 de octubre de 2017

Mil años

But watching you stand alone
All of my doubt suddenly goes away somehow
One step closer
I have died everyday waiting for you
Darling don't be afraid I have loved you
For a thousand years
I'll love you for a thousand more.

Pero viéndote, parada, sola,
todas mis dudas de alguna manera desaparecen,
un paso más cerca,
he muerto todos los días esperándote,
cariño, no tengas miedo,
te he querido durante mil años.
Te querré por otros mil más.

jueves, 28 de septiembre de 2017

La Teoría del Cinismo

Te quiero. Pero dejaré de hacerlo, voluntariamente, silenciosamente, a escondidas pero delante de ti. Con miradas vacías y sonrisas fingidas que serán el plumero que limpia el oscuro sentimiento que renace dentro de mi, el cinismo. Lo siento. Uno recibe lo que da, por eso será mejor que te alejes, no porque como ilusamente piensas que me haces daño, eso ha pasado ya. Debes alejarte porque yo dañaré lo que queda de ti y no con mentiras, pues soy brutalmente sincero, sino con la terrible desilusión de la indiferencia.

Me sentí un conejito que saltaba en la verde grama, ahora me doy risa, ¿como pude llegar a eso? fue realmente patético, pero sin negar que me gustó, realmente me miro y concluyo que ese nunca fui yo, era un remedo cursi de la peor versión de un verdadero romántico, una ilusión de frenesí aprovechado por ese vestigio que quedaba en mi alma después de Jessika. Los rezagos de un corazón autodestrozado por mis propias mentiras. Los desechos del muchacho enamorado que murió a los 25 años.

Volveré a la ruta, pues encontré facilmente el camino, la ayuda vino desde el rincón menos pensado, desde el origen del problema, de la exánime tecnología que fácilmente atrapa. Además como un viejo lobo estepario, sin querer dejé un rastro que esperaba ser descubierto. Las señales escondidas del cínico muchacho embaucador de sentimientos, alguien que quería dejar en el pasado pero que la vida exige, no hay tregua, pensé que todo se había sosegado ya, pensé que dejaría el infierno de la mentira al decir te quiero sinceramente, pero la vida me dice no, despierta, vuelve a sobrevivir, arrastra tu conciencia y obten solo lo que te conviene, pasa por encima de todo y vuelve a la soberbia y al egocentrismo.

¿Ves? Por esto debes alejarte, huir, aunque no te dejaré, pues sirves a mi propósito final, eres ideal para no volver a cometer el error de la subjetividad sentimental. Poco a poco siento como vuelve mi temperamento, la racionalidad exenta de emociones, me preparo diciendo las mismas palabras cursis que me hicieron caer en el abismo del cual ya voy regresando, poco a poco, paso a paso, palabra a palabra, beso a beso.

Te ofresco disculpas, no por mis acciones, sino porque a pesar de todo lo ruin que soy, no me arrepiento, nunca lo hago. Las disculpas van por el tiempo que perdiste y perderás tratando de reparar algo que para mi no va a existir pronto. Besos. Te quiero.




lunes, 25 de septiembre de 2017

Regresa Alvarock!!!

Tal vez nunca me haya sentido tan vulnerable como ahora, me siento absolutamente inseguro, destruido sentimentalmente, incapaz de sobreponerme por mas intentos que logre, imposiblitado de concentrarme en cualquier cosa, con la mente absorta por culpa de una sensación irreconocible en mi.
Pero la culpa es mia, yo propicié todo esto al abrir la coraza que había construido, al derribar voluntariamente el muro de frivolidad sentimental que levanté con el paso del tiempo. Esto me hizo débil y ahora pago las tristes consecuencias de volver a utilizar los sentimientos.

Parece improbable, pero sé tambien que me recuperaré, solo necesito recordar lo que fuí, sentir el frío del cinismo, conosco de sobra ese camino, solo debo buscar la forma de enrumbar, deshacerme en silencio de los sentimientos que acogí. Olvidar. Volver al egocentrismo, al Alvarocentrismo, como antes, yo primero, yo segundo, yo tercero. Virar el timón pues la nave se averió y necesita los ajustes anteriores, necesito renacer cerebralmente, volver al existencialismo de Nietzche, a ser el superhombre ajeno a los sentimientos que destruyen la objetividad.

Sin embargo, a pesar de conocer el camino, estoy aqui, debilitado, con el corazón en la mano, con el cerebro apagado, esperando que el silencio haga su trabajo y me otorgue esa pequeña opotunidad de regresar a mi racionalidad. Volveré a construir una forteleza sobre la base solida de la razón pura y del cinismo sentimental. Y todo recobrará su equilibrio, mi mente y una realidad de la cual yo soy el que decide como sentir y que sentir, lo efímero será la consigna y no habrá mas dolor por una traición de alguien a quien dejé ingresar a mi mente pero se pasó al corazón.