miércoles, 17 de octubre de 2018

Desconcierto


No dijiste adiós, no dijiste -ya no más- no dijiste, no volveré. Solo te fuiste por el camino mas difícil, el camino de la verdad, el camino de la felicidad, mientras yo me quedé esperando que regreses a nuestra mentira, esperando que vuelvas, sentado en el parque, fumando un cigarrillo tras otro, viendo como se me pasaba la felicidad frente a mi.

Ni siquiera te despediste la última vez, me miraste con tristeza y diste la espalda a todo, a las sonrisas, a las canciones, a las largas caminatas en busca de la oscuridad, a los espacios desolados donde podíamos besarnos y tomarnos de la mano sin sentir culpa.

Por muchos años espere frente al mar, en el balcón de madera, a lado de los arbolitos y frente a las bancas de granito. De tarde, de noche y de mañana, ahogándome con palabras que tenía que decirte y que me tragué con cada silencio, al compás de las olas, con el ritmo del viento que innumerables veces golpeaba tu cabello.

Tenía tu olor en mi mente, no se iba, a cada recuerdo que enternecía mis palabras, a cada momento que recorría el tiempo, sinceramente fuiste algo mas que importante que definió lo que ahora no soy.

No sé a donde se fue todo lo que tenía por decirte, desapareció en medio de la niebla de una mañana en la que te ví sonriendo con verdadera felicidad sobre los brazos que no eran míos. En ese momento ya no hubo mas secretos, no hubo mas desdicha ni desvelos pensando en el "que hubiera pasado si..." solo fue tu recuerdo transformado en una historia que me gusta contar en desorden.


miércoles, 10 de octubre de 2018

Reminiscencia

Durante muchos días sintió el flagelo de la culpa, la terrible sensación de haber hecho algo mal, el desesperante sentimiento de perderla, de que lo está olvidando y de que su sonrisa ya no es la misma con él, es más, ni siquiera es para él. Taciturno ha pensado por horas viendo como se disuelve el humo del cigarro y como se va ahí todo lo que por años habían pasado.

Tiene tanto de su vida, su adolescencia, su madurez, su romanticismo, el mas puro, que le hizo escribir poemas en boletos de ómnibus, que le hizo llevar girasoles a escondidas, que hacia querer recogerla cada tarde en un viaje de 3 horas solo para coger su mano y regresar abrazados en un bus frío pero acogedor solo por estar abrazados.

A veces cuando la mira, se da cuenta de todo, de que valió la pena luchar tanto contra su madre, contra el destino, contra sus propias creencias. Todo aquel esfuerzo valió la pena pues su ternura sigue siendo inquebrantable, una ternura que él construyó en ella, una ternura que nunca encontrará en otra persona, pues a pesar de haberse topado con distintas personas, no existe comparación.

A veces cuando la mira se pregunta ¿tanto tiempo ha pasado? y ella sigue esperando, y él sigue esperando y ninguno se atreve a acabar con esa espera pues podrían resultar mas lastimados de lo que salieron años atrás.

Dentro de sí, él sabe que está alejado, que ella se aleja y guarda prudencia, pero su mirada la delata, sus ojos no han cambiado, siguen soñando con el final feliz, sigue pensando que después de tanto sacrificio y tanta lucha diaria, hay algo mas que les espera, lo difícil es distinguir si es juntos o separados.

Él, por momentos, tambaleó, dudó sobre el futuro pues pensó que la vida lo llevaba por otro rumbo, con otra mano cogiendo la suya, con otra sonrisa que lo entretenía, pero en el fondo sabía que aquello no daba para tanto, pues nunca se sintió como centro de nada mientras ella a pesar de estar separados siempre lo pone al centro de todo.

Ella nunca dudo, ella lloró, lagrimas de infinita tristeza, por causa de él, ¡que no hubiera dado por evitar todo el dolor!, por evitar los días de soledad, por evitar los rencores que llevan a tomar decisiones apresuradas y a contentarse con lo fácil. Terrible pero cierto.

Solo queda decirle a todos, a ella principalmente, lo siento, siento haberte perdido, siento no poder recuperar a la niña que conocí pues hoy es una mujer distinta. Lamento no tener la oportunidad de ser quien quieres que sea.



lunes, 8 de octubre de 2018

I'll be back!!!

La sal que sobra en el mar. Un extranjero deambulando en un país extraño, con caminar pausado y despistado. Un perro con el olfato arruinado de tanto andar con la cabeza pegada al piso. Una canción que ya no dice nada a pesar de su profunda lírica, pues ya no es escuchada. Un camino de ida y vuelta sin punto de partida ni llegada. Un abismo que al parecer no tiene fin por lo nigérrimo de su fondo.

Un poema hermoso pero absurdo por lo irreal de sus versos. Una casa con la luz apagada y con un jardín lleno de flores de colores. Un puente tan corto que no valía la pena su construcción pues se podía cruzar de un salto. Un pueblo de hermosos paisajes nocturnos pero en pleno apagón. Un suspiro que te vuela la cabeza pues no es para quien suspira por ti.

Un río con poco torrente que arrastra piedras minúsculas. Una imagen reveladora que espera por salir a la luz para desenmascarar las patrañas. Un sentimiento apagado por el tiempo y la distancia. Un juguete olvidado en el último cajón de los objetos preferidos. Una noche que no alcanza para decir lo que se tiene que decir. Un sueño que parece realidad por lo real de las sensaciones.

Una verdad oculta que se descubre con la mirada mas sencilla. Una mentira que recorre los labios de los dos pero que solo uno sabe lo que el otro oculta. Una pregunta que desnuda el pasado regalando chispasos de alegría.

Un texto que dice todo y nada a la vez, un lector que entiende todo y nada a la vez, una palabra que dice todo y nada a la vez, una nada que es todo y nada a la vez.



lunes, 16 de julio de 2018

El Inefable Escritor Inédito

Hace varios años firmaba todos los textos que escribía como el Inefable Escritor Inédito, un personaje que tome del libro de Brice Echenique, Reo de Nocturnidad, no sé por qué lo elegí, pero me gustaba como sonaba pronunciar las tres palabras juntas, inefable (indescriptible) escritor (inventor de historias) inédito (que no es publicado).

Bajo ese seudónimo he escrito 389 textos de mas o menos una hoja de extensión. Escribía sobre lo que pensaba, sobre lo que me pasaba, sobre como en toda mi vida he tenido una dualidad indescifrable, una disonancia absurda, una duda eterna entre lo que soy y lo que quiero que los demás crean que soy. También escribí cartas, muchas cartas. Le escribía cartas a Jessika que nunca le entregaba, cartas a Verónica que tampoco entregaba, cartas a mi mismo que releía y releía, pues quería entender de donde me salía tanta palabra.

Lo que me sorprende hoy y da el motivo de este texto, es, que todos esos textos fueron escritos a mano, con lápiz o lapicero, en 3 cuadernos de espiral con hojas cuadriculadas de colores. De esos cuadernos he rescatado el cincuenta por ciento, pues se estropearon en la primera mudanza que hice cuando me casé.

No recuerdo cuando deje de utilizar ese seudónimo, pero le guardo mucho cariño pues nunca fui mas romántico, nunca llegué a lo cursi o a lo pastoso y meloso como a veces me siento, era un romántico capaz de enternecer a cualquier corazón frío.

Extraño al Inefable Escritor Inédito, al absurdo relator de textos no entregados, al taciturno contador de historias que en su mayoría nunca tenían fin.




jueves, 12 de julio de 2018

¿Serías capaz?

Te mostré casi todas mis cicatrices, mis dolores mas profundos, mis tristezas mas lúgubres, mis decepciones mas absurdas, y con todo eso solo hay una pregunta que ronda mi cabeza como una bala de escopeta ¿serías capaz? ¿tan doblegado tienes el corazón para entablar un nexo tan perturbador con alguien tan destruido sentimentalmente?

Es gracioso que todo se resuma en los gatos, pues creo que me miras así, como un gato callejero, triste y abandonado, con mil cicatrices, un sobreviviente, y llegas tú y me acaricias, y me alimentas, y me das cobijo, sin importar que este sucio y sea huraño. Tus manos cálidas son palabras que reconfortan y que extrañamente comprenden lo absurdo de mi personalidad.

¿Serías capaz? No te lo pregunté pues tengo un poco de miedo, miedo de ti, pues hasta el momento solo sabes de mi y yo se poco de ti, no sé hasta que punto tienes dañados los sentimientos, no sé hasta que punto esas lágrimas del otro día eran de decepción o de amor. Como te dije, es difícil creer que ese hombre te pierda tan fácil, después de tanto tiempo y después de tanta felicidad (según tus palabras) es como si te arrojara a los brazos del mundo y en ese mundo chocaste conmigo que traía una mochila de viaje mas grande que la tuya.

No me gustan los gatos. Por favor, no te enamores, por favor no me veas como a un gato triste y golpeado. Por favor no leas esto, pues no tendré respuesta, no resolveré ninguna duda, lo que esta escrito es y no es, puede ser o será, nunca explico mis palabras. Por favor ya no seas tan comprensiva conmigo, no entiendas los problemas que me agobian, recrimíname, enfádate, júzgame y aléjate. No, no te alejes, permanece conmigo, poco tiempo, en recreos, a la salida, en las noches, en mi auto, en el paradero, en el parque frente al colegio, donde nunca y donde siempre. Escuchame y cuentame, mírame y sonrie, háblame y guarda silencio.

¿Serías capaz? Francamente lo dudo, eres muy inteligente como para complicarte la vida de tal manera, debes ser cauta, cuidadosa de tus pasos, como ayer, bailar juntos pero no tanto, beber lo suficiente como para solo sonrojarte y tomar mi mano como sin darte cuenta (jaja yo si me di cuenta aunque me digas lo contrario). Sé capaz! ¡Please! yo no intentaré nada, la pregunta ronda en mi cabeza pero no haré nada, esperaré que tu des el primer paso: ¿serías capaz?

miércoles, 11 de julio de 2018

Pregunta...

Cuando sonríes por mis tonterías, te quiero. Cuando miras mis ojos, te quiero. Cuando tomas mi mano, te quiero.

Se que el tiempo nunca define la situación pero no existirá mejor momento en mi vida que cuando te conocí, cuando hablamos por primera vez o cuando salimos por primera vez. Estoy feliz de que hayas entrado a mi mente mas que a mi corazón. Eres lo que faltaba en mi vida, aquello que por alguna misteriosa razón me era esquivo, aquello por lo cual recorrí un camino extenso y sinuoso, eso por lo que nunca me sentí sosegado y en paz.

El sábado, cuando te miré a los ojos y dije que te amo, no solo fueron esas palabras que debieron llegar a tus oídos, fue mi corazón abriendo su dura coraza, fueron mis sueños compartidos contigo, fue mi vida entregada a la tuya, fue la decisión de permanecer contigo cuando haya que hacerlo, felices o tristes. Esas palabras contienen todo, mis metas, mis tristezas, mis virtudes, mis defectos, lo que soy, lo que quiero ser y lo que no quiero ser. Lo que eres para mi y lo que yo soy para ti, resumido en dos palabras muy poderosas. Te amo.

La vida te guardó para mi, pero el momento ha llegado, estás tú, estoy yo, y te dije que te amo, después de mucho tiempo, después de muchas dudas, después de muchos aciertos y desaciertos, siento que contigo la sonrisa no se acabará nunca, pienso que podemos compartir nuestras vidas disfrutando y mirando con el rabillo del ojo la felicidad que nos apremia.

Dayane, me encanta compartir mi vida contigo y quiero que sea así, te quiero con tus virtudes pero mas precisamente por tus errores, me quedaré contigo siempre o hasta que tu quieras, solo debo hacerte una pregunta: ¿estás dispuesta a compartir tu vida conmigo?


domingo, 8 de julio de 2018

¿Me seguirás amando mañana?

Is this a lasting treasure
Or just a moments pleasure?
Can I believe the magic of your sighs?
Will you still love me tomorrow?

Id like to know that your love
Is love I can´t be sure of
So tell me now, cause I wont ask again
Will you still love me tomorrow?

Acaso es este un tesoro duradero?
O es solo un placer del momento?
Puedo creer en la magia de tus miradas?
Me seguirás amando mañana?

Me gustó haber conocido tu amor
Es un amor del cual no puedo estar seguro
Así que dime ahora, porque no quiero preguntar de nuevo,

Me seguirás amando mañana?

Siempre vi en tus ojos un reflejo de los míos, siempre escuché en tu voz las mismas frases que yo repetía, siempre leí en tus palabras parte de mi vida. Y siempre fui yo el incierto, nunca encontré el camino pues nunca estuvo claro contigo, tus señales siempre fueron confusas, tu impronta casi imposible de seguir.

Disfruto cada momento contigo, siento que la vida me regala fugaces momentos de felicidad y no pregunto ni cuando ni como se repetirá, solo he decidido vivir lo que toque, el día a día pues es claro que esto puede acabar como empezó, acaso con un poco de dolor pero sin heridas visibles.

Leo con placer tus miradas y me entristecen tus silencios, me aferro a las conversaciones inacabables que terminaron agotándose o que terminaste por cortar de una manera tan infantil.

Fuiste tan dulce, so sweet! pero debo alejarme pues siento que puedes salir lastimada, siento que por mas esfuerzos que haga debo detenerme pues no sé cuan profundos pueden ser tus sentimientos. Tal vez suene arrogante pero estoy absolutamente seguro que nunca encontrarás quien te quiera de una manera tan extraña como yo, sin vacilaciones pero con reservas, totalmente entregado pero sin sacrificio, absolutamente enamorado pero dispuesto a dejarte ir.

¿Me seguirás amando mañana? ¿Cuantos días mas esperaras un mensaje mio? ¿Sonreirás al ver mi nombre? ¿Permanecerán en tu memoria los recuerdos que vivimos? ¿Me recordarás al pasar frente a un lugar nuestro? Love is in your eyes. Will you still love me tomorrow?











jueves, 14 de junio de 2018

Ron con dados

2 de Junio de 2018 - bitácora terrestre de dos individuos de diferentes tiempos que tenían que encontrarse pues todo está escrito :"maktub" 

a. Tres: Gané, quítate la parte de arriba. 😈 sonriendo y con vergüenza decides, me miras, tomas un sorbo de cuba libre y procedes a levantar tus brazos y sacar lentamente mostrando tu piel que tanto me gusta. Te ríes, carcajeas y me preguntas ¿Estoy roja? "yo me pongo roja cuando tomo". Te miro y pienso lo afortunado que soy al compartir momentos contigo.

b. Uno: Perdí. "Sácate una prenda". Procedo con mi correa.

c. Tres: Perdí, rcsm, procedo con mis medias.

d. Cuatro: perdí de nuevo por la hijodelasmilputas. (Que linda te ves tomando ron) me quede sin pantalón. Te pido un beso y accedes. Yo pienso: tus besos siempre son ricos, pero cuando saben a ron me enloquecen.

e. Dos: perdí otra vez csm. Estas de suerte mierda. Me quité la camisa pero quería un beso mas y me lo diste. Tus labios húmedos, sabor a ron y tus mejillas calientes son lo máximo.

f. Cinco: Gané al fin, una al menos. Quiero beso, aunque ya estamos ebrios de ron y de amor, nos besamos descontroladamente, Waaaa tengo el vaso en mi mano y pienso, "ahorita me lo tumba" (mentira, no pensaba eso, pensaba en que ricos son tus besos de ron y mejillas calientes) tus labios y los mios, que delicia, pero pasó, se cayó el maldito vaso de vidrio, se rompió y lo peor, desperdiciamos un poco de ron.

g. Extasiados y desnudos sobre la cama hicimos el amor , dijimos el amor, y juramos el amor, y dentro de mi mente recorría el pensamiento "ojalá nunca se acabe el momento, la relación o la vida contigo".

h. Que delicia es hacer el amor contigo (¿con o sin?), creo que nos volvimos locos, los besos, las palabras, las sonrisas, nuestras manos y todo hacen que siempre sea nuevo contigo, pero demonios, todo acaba, y la noche se iba, desesperados no nos dimos cuenta la hora y huimos casi de inmediato.

i. La tragedia, lo peor que pudo pasar no fue ni el puto vaso, ni la hora, fue que olvidamos tu vestido, un vestido que me encataba como te quedaba, olvide mi dado, olvide mi trident, y olvide registrar el momento en mi mente pues el ron me invadió.

j. Enronados y manejando descontroladamente solo nos faltó cantar, de camino quería regresar por el vestido, en realidad quería regresar contigo y quedarme toda la noche, pues siempre pienso en ello.

k. Gracias amor, por ser tan divertida, por hacer que todo fluya entre nosotros, nunca forzamos nada, todo se da porque al parecer nuestras vidas tienen tantas diferencias pero cosas mas importantes en común. El lazo que nos ha unido es mucho mas fuerte que la fuerza que intenta separarnos.

l. Sin duda somos estupidamente incriebles e intelectualmente absurdos. Te quiero.











viernes, 8 de junio de 2018

Corazón Espinado

Soy un hombre de lento enamorar, voy siempre con calma, siempre cauteloso, mirando a ambos lados del camino. Mi corazón se aquieta, sosegado por los avatares de la vida, conoce su labor, conoce el trajín sentimental que involucra entregar todo.

Pocas veces digo "te amo" porque me da miedo, no a ser decepcionado, sino a lo que desencadena esa palabra en mi, me da temor de abrir mi corazón espinado, mi corazón amarrado a la soledad pues me descontrolo totalmente cuando estoy ensimismado en el amor.

Cuando estoy enamorado termino por dejar mi propio ser, mi propio beneficio, dejo de ser egoísta y egocéntrico, por el contrario practico la abnegación y me complace la voluntad de la otra persona, antepongo siempre la felicidad ajena pues resulta que cuando amo, la felicidad ajena resulta ser mi felicidad.

Voy lento, precavido, no entrego todo, pues acaso siempre preparo una ruta de escape, cuando digo "te quiero" digo "no te amo" pero mis ojos dicen que quiero amarte, sin embargo hay algo que me frena, hay un bloqueo sentimental que arruina y me hace de mas lento enamorar aún.

Hoy estoy tranquilo, lo de Jessica me dejó destrozado, nada como aquello, fueron los peores días para mi corazón pues precisamente ella me enseño a amar, a entregar sin recibir, a no ser egoísta, tuvo sabias palabras y altruistas acciones que me dijeron que era la indicada, y yo como siempre arruinándolo todo.

Hoy ya me he recuperado y he empezado un nuevo camino lento, inseguro, a tientas, pero divertido, apenas he logrado desempolvar mis sentimientos, mi corazón ha sentido un ligero movimiento, me gusta, pero se que no es definitivo, no tiene esas características, es intermitente y por lo mismo efímero, pero sirve para entretener y mantener en forma mi insólita forma de ver el amor.

Soy un tipo extraño, de sentimientos ermitaños, pues a pesar de mostrar algo, nunca saben que es lo que realmente pasa ahí dentro.


viernes, 1 de junio de 2018

Todo tiene su tiempo.

Cuantas veces pasé frente a ti, por tu costado, rocé tus brazos, tropecé contigo, nos miramos y seguimos nuestros caminos. Cuantas veces estuvimos en el mismo comedor, almorzando juntos sin conocernos y pasando desapercibidos el uno del otro, en la misma mesa tal vez o en la misma cola esperando que la vida pase.

Cuantas veces hemos pasado por la biblioteca y cruzamos miradas en las veredas de toda la universidad, cuantas veces tropezamos sin querer en las fotocopias o en el ingreso principal sin saber que años después nuestros caminos se encontrarían, nuestros destinos se cruzarían, nuestras miradas se detendrían a mirar fijamente eso que otros no vieron.

Lo que yo veo en ti ahora, no lo hubiese visto hace seis años en la universidad y si te hubiese conocido ahí tal vez hasta ni siquiera estaría yo escribiendo esto ahora. Pues eres lo que el tiempo, los años y las experiencias hicieron de ti y precisamente eso es lo que me atrajo.

Eres el amor que tuviste, que diste, que te correspondió y que luego se fue, el amor que luego se transformó en odio, en decepción, en desidia. Eres el odio que no encontró desfogue, la cólera, la ternura, la desesperación que sentiste alguna vez, la tristeza, el rencor que poco a poco se va, la pasión que entregas y el dolor que aun no sientes.

Eres todo eso que viviste en tus cortos años, todo eso hizo de ti lo que eres y de lo que yo me enamoré, ni mas ni menos, lo preciso, lo vivido y lo no vivido. Yo quiero todo eso, pues la vida te moldeó perfecta para mi. Lo nuestro es otra historia que se escribe y que te está enseñando, sin darte cuenta, algo que descubrirás mas adelante.